Los mandamientos en San Martín de Humada

LOS MANDAMIENTOS

 

Alma quieres que te enseñe

el camino verdadero

para subir a la gloria

guarda bien los mandamientos.

El primero sabrás

que no amo a Dios como debo

que en igual de darle gracias

siempre le estoy ofendiendo

con palabras ofensivas

y mis malos pensamientos

en sin sacar nada en blanco

ni servirme de provecho

para conducir mi alma

a los profundos infiernos.

En el segundo he echado

más de dos mil juramentos

con esta lengua traidora

sin tener conocimiento.

En el tercero sabrás

que las fiestas de precepto

todas las he quebrantado

con terrible atrevimiento

con la gente de mi casa

y los criados que tengo

mandándoles a trabajar

por vivir rico avariento

El cuarto honrar padre y madre

y empecé desde pequeño

a no hacer lo que me mandaban

siempre iba reguñendo,

mi madre echa maldiciones

y mi padre juramentos

contra mi mala crianza

la culpa la tienen ellos.

Si me hubieran castigado

cuando yo era pequeño

ahora que ya soy mayor

tarde ponen el remedio.

Padres, los que tengáis hijos,

no os veáis como me veo

que por dar gusto a los hijos

paso yo tantos tormentos.

Castigadles a menudo

para que aprendan lo bueno,

para que olviden lo malo,

estos son los mandamientos.

El quinto es no matar,

atención cristianos buenos,

cuánta vida yo he quitado

sin tener poder para ello.

El sexto es no fornicar

Padre y divino Maestro

os vuelvo a crucificar

con mis malos pensamientos

El séptimo en no hurtar,

atención cristianos buenos,

cuánta hacienda yo he quitado

y restituirla no puedo

porque el demonio me engaña

y Judas el heredero

que me dice que no lo pague,

que todavía tengo tiempo,

que tengo vivir cien años

y es engaño manifiesto

que lo hace por engañarme

porque sea yo uno de ellos.

El octavo no levantes

falsos testimonios

tengo tantos contra mi

los que ahora lloro y siento

El noveno no desees

hombre ni mujer ajena

qué triste será de ti

cuando te pida la cuenta

el juez de vivos y muertos

sentado a mano derecha

y puesto en su tribunal

te dirá de esta manera:

“Yo te di un alma limpia

que cuenta me has de dar de ella

y te di cinco sentidos

también te di tres potencias

memoria, entendimiento

y voluntad verdadera.

El décimo no codicies

a tu prójimo los bienes

tú con los pocos que tienes

contento debes estar

que lucirás en la gloria

como un hermoso cristal.