Nuestras iglesias-Fuencaliente de Puerta

FUENCALIENTE DE PUERTA

 

Los habitantes del lugar declararon en las respuestas generales del Catastro del Marqués de la Ensenada que era lugar de realengo (1), sin conocer más dueño que Su Majestad, al que pagaban tributos73 y su nombre no aparece escrito hasta el año 1352 en el censo-pesquisa que el rey Pedro I mandó hacer en toda Castilla, que dio lugar al llamado Libro de las Behetrías, como “Fuente caliente de Puerta

IGLESIA DE FUENCALIENTE DE PUERTA

Tiene su iglesia dedicada a Santa Águeda, virgen y mártir, separada del pueblo, y es gótica (2), de una nave. Su ábside (3) es rectangular con contrafuertes (4) en esquinas. La portada es gótica, apuntada, bajo pórtico cerrado con puerta de arco de medio punto (5) con grandes dovelas (6). Y la torre es una espadaña achatada, arreglada después como rectangular, abierta en la trasera, con dos huecos y dos campanas.

La pila es románica (7) con gallones (8) y pie cilíndrico y el retablo mayor es clasicista (9).

Sus libros parroquiales comienzan en 1552.

                                               VOCABULARIO

 

(1)   REALENGO territorio con jurisdicción y bienes de un rey
(2)   GÓTICO, ESTILO

el gótico estilo característico de la Edad Media. Sus rasgos característicos son el arco apuntado, la bóveda de crucería y el arbotante.

Arco apuntado:  también llamado arco ojival, está compuesto por dos tramos de arco formando un ángulo agudo central en la clave.

 

 

 

La clave es la dovela central de un arco o una bóveda.

Dovela es la piedra labrada en forma de cuña, para formar arcos o bóvedas.

 

 

 

 

Bóveda de crucería su estructura está formada por unos arcos (también denominados «nervios») que refuerzan sus aristas; con una clave común en el centro, y cuyos espacios intermedios se cubren con una plementería apoyada en ellos.

Plementería es el conjunto de paños de piedras o dovelas (plementos)​ que, a modo de cerramiento, ocupan el espacio entre los nervios de una bóveda nervada, como una bóveda de crucería.

(3)   ÁBSIDE El ábside es la parte de la iglesia situada en la cabecera, que acoge la mesa de altar
(4)   CONTRAFUERTES

engrosamiento puntual en el lienzo de un muro, normalmente hacia el exterior, usado para transmitir las cargas transversales a la cimentación.

(5)   ARCO DE MEDIO PUNTO

arco que tiene la forma de una semicircunferencia.

(6)   DOVELAS

cada una de las piedras labradas en forma de cuña que componen un arco o bóveda.

ESTILO ROMÁNICO edificios solían ser sencillos y sólidos, iglesias en forma de cruz latina. El arco de medio unto era el elemento principal, sostenido por columnas / pilares adornados con temas religiosos.
(7)   PILA BAUTISMAL DE ESTILO ROMÁNICO

La pila bautismal, principalmente en la época paleocristiana y medieval, se tallaba a partir de un único bloque pétreo generalmente de arenisca o caliza.

Normalmente en la pila se distingue en tres partes: la copa o vaso, el fuste y la basa. En algunas ocasiones pueden elevarse por medio de un pie o pedestal.

Existen diferentes tipologías de copas: semiesféricas, octogonales, cilíndricas, troncocónicas, etc. Los fustes en su mayoría son cilíndricos y las basas y pedestales de forma cuadrada, circular o poligonal. La copa es la parte de mayores dimensiones de la pila y a su vez se divide en otras tres partes: borde superior, cenefa y la superficie inferior. Es la zona que tiene más presencia decorativa de motivos geométricos, vegetales y figurativos, pero siempre relacionado con la simbología cristiana del bautismo.

Existen ejemplos de pilas bautismales de todos los e

stilos:

Estilo románico (siglos XI-XIII d.C):

(8)   GALLONES

un adorno abultado a modo de «gajos» como de una naranja, sectores que suelen estar separados por nervaduras.

(9)   ESTILO CLASICISTA  estilo artístico que se caracteriza por un retorno a las normas estéticas de la antigüedad grecorromana. El equilibrio y la sobriedad, armonizan con el espíritu de libertad que conjuga la tendencia humanista, base de su concepción del espíritu del hombre. Se inicia en el s. XVII y alcanza su máxima expansión en el s. XVIII