27 noviembre, 2020

El señorío de Congosto

Por Javier Ortega González

 

El Señorío medieval fue una institución que nació en Europa al comenzar la edad media. En nuestra península, en los reinos cristianos, hubo dos clases de Señoríos:

  • El territorial o señorío solariego en el que el pueblo no tenía posesiones y solo trabajaba para un señor (señorío laico) o para una entidad religiosa ya fuera secular (sacerdotes) o regular (monjes y monjas).o para las Ordenes Militares de Calatrava, Malta, Santiago (encomiendas).
  • El Señorío jurisdiccional en el que el dueño del señorío cobraba los derechos señoriales a la vez que impone normas jurídicas como el nombramiento de Alcaldes y regidores de villas y lugares del señorío. Como podéis ver por este trabajo ambos iban juntos.

Otra forma de señorío fue la behetría en la que los moradores del pueblo eran más libres y podían elegir al señor de sus tierras pudiendo cambiarles si no les satisfacía; pero seguían sometidos a pagarles tributos y dicho señor podía poner alcaldes y regidores a su antojo. El Señorío fue perdiendo fuerza con el paso del tiempo a medida que la reconquista va ocupando nuevos terrenos. Los pueblos, villas y lugares van teniendo más autonomía y libertad pero los impuestos son iguales o parecidos siempre a merced del dueño del territorio. La Constitución del 19 de marzo de 1812 terminó con esta forma de esclavitud solapada dejando a manos de los tribunales de justicia esta abolición de los señoríos recobrando los labradores la propiedad de las tierras que habían trabajado. En Congosto y pueblos colindantes se ve bien a las claras este proceso. Desde que el Presbítero Velasco, año 950, dona a la Colegiata de Covarrubias sus terrenos estos van pasando de mano en mano el señorío ya que se podían vender o cambiar.  Primero a los clérigos seculares de la Colegiata citada. Después fueron posesiones Reales (Hospital del Rey cerca de Burgos). Por último a la poderosísima e “Ilustrísima Sra. Abadesa del Monasterio de las Huelgas de la ciudad de Burgos”. Habréis comprobado como en el año 1752 aún se pagaban tributos a dichas entidades. Habían pasado 802 años (950 a 1752) y las cosas no cambiaron. Esta fue la vida de nuestros ancestros castellanos. Vidas difíciles ya que trabajar para otro en esas condiciones no fue tarea fácil ni agradable. Pero no todo fueron espinas. Las entidades religiosas dominantes se preocuparon de enseñar el cultivo de las tierras, el cuidado de los ganados así como la enseñanza de la lectura, escritura, las cuatro reglas aritméticas y la religión Cristiana. A los amantes de este pueblo parameño les recomiendo leer este libro: “ El Real Monasterio de las Huelgas de Burgos y el Hospital del Rey “ (2 tomos). Ahí están ampliadas estas informaciones y podréis comprender mejor la vida de vuestros antepasados a la vez que estudiar la Gran Historia de nuestros pequeños pueblos, Congosto, y aledaños, como San Quirce de Humada, Tablada…

Si quieres más información o no estás de acuerdo en alguna cosa este es mi correo:

[email protected]

Guadilla de Villamar, mayo 2013