Los mandamientos en Rebolledo Traspeña

Estos serán los mandamientos como cantaban rememorando los mandamientos como canciones amorosas que cantaban los mozos a las mozas

 

Los Mandamientos de Dios,

niña, te voy a cantar.

estate atenta un rato

si les quieres escuchar.

 

Guarda a Dios que es trino y uno,

padre, hijo con su amor,

glorificador también

que reparte todo bien

con un amor singular.

Y si no estás a la gloria,

no hay lugar de caminar.

 

El primero es que me ames

con amor muy verdadero

y vivirás firme y entero

de mi fe hasta que mueras.

Luego verás cual de veras

galardón que te daré.

 

El segundo es que no jures

mi nombre contra verdad,

si disformas la verdad

para satisfacer al hombre.

 

El tercero es que me guardes

mis fiestas con devoción.

No me las quebrantarás

y aunque tengas la ocasión,

y en ellas me pedirás

mercedes que yo te haré.

 

El cuarto es que humildemente

obedezcas a tu padre,

favorezcas a tu madre,

y en todo seas paciente.

Vivirás muy largamente

de mi fe hasta que mueras.

Luego verás cual de vera

galardón que te daré.

 

El quinto es que no mates

al hombre que fue creado.

Con otras penas más fuertes

bien podrá ser castigado.

 

El sexto es que te apartes

de toda fornicación.

Si en ella quieres librarte,

deja la conversación

si no quieres condenarte.

 

El séptimo es que no hurtes

a tu prójimo lo ajeno,

pues un vaso de veneno

te digo que no le bebas.

Si una vez a él te cebas,

ya no te perdonaré.

 

El octavo es que no levantes

a nadie lo que no ha hecho,

pues en todo a guardar secreto

que yo te lo pagaré.

 

El noveno es que no desees

hombre, ni mujer ajena,

pues muy grande es la pena

y mayor es el pecado.

Estando desconcertado

pues yo bien le concerté.

 

El décimo es que no codicies

a tu prójimo los bienes.

Tú con los pocos que tienes

Contento debes de estar.

Si en esto me das placer,

ricas joyas te he de dar,

te haré un vestido glorioso

Traspasado en un cristal.

Y una silla de reposo,

te metiste perezoso

para lo que te mandé.

 

Dos rosas de blanca flor

en tu jardín plantó Dios

para dar gloria al cristiano.

Y estos se encierran en dos:

‘”Guárdame mis Mandamientos,

buen cristiano por tu fe.

Si mis Mandamientos guardas

yo la gloria te daré.”

Amén.

 

A continuación insertamos un archivo de audio en formato .mp3 que contiene la versión cantada de los mandamientos