25 junio, 2024

Canciones del Valle de Valdehumada

A continuación transcribo literalmente el excelente trabajo titulado “Lo que me cantaron en Valdehumada” que sobre las tradiciones orales del Valle de Valdehumada ha realizado Iván Ortega Santos, insigne lingüista, descendiente de Fuenteodra por línea paterna, autor de numerosas publicaciones.

Es por ello que hago un llamamiento a quienes estén interesados en reproducir por cualquier método, total o parcialmente este artículo, soliciten a su autor el permiso correspondiente para salvaguardar los derechos de copyright.

Para ello pueden dirigirse a su autor por medio del siguiente email.

Iván Ortega-Santos

rtgsntos@memphis.edu

University of Memphis

Por otro lado en el trabajo no se recogen documentos de Congosto, ni de Fuencaliente de Puerta, es por ello por lo que desde estas líneas hacemos un llamamiento a quienes estén interesados en facilitarnos canciones, tradiciones u otras aportaciones referidas al valle de Valdehumada lo pueden hacer a través del correo electrónico lawebdevaldehumada@gmail.es.

También sería interesante grabar las canciones bien en audio, en formato mp3, o en vídeo, mp4, para disponer de documentos sonoros e insertarlos en este artículo o publicarlos en youtube.

De antemano les quedamos agradecidos por su colaboración.

A continuación el documento elaborado por Iván Ortega que dice textualmente:

Los textos incluidos en esta recopilación pertenecen a la tradición oral del valle de Humada en la Montaña Burgalesa, partido judicial de Villadiego. En ella se entremezclan Marzas, Sacramentos, Mandamientos y Canciones de Reyes con cantares de ciegos, calvarios, cantares de bodas y canciones de fuera del valle e incluso de fuera de la región. Para evitar que se perdieran, Iván Ortega Santos recogió de la tradición popular y copió de otras fuentes las canciones que a continuación se incluyen a finales de los 90. Teniendo en cuenta que la edad media de los informantes en ese momento rondaba los 70 u 80 años, ésta es una oportunidad única de conocer el legado de nuestros mayores que lleva camino de perderse irremediablemente.

Evidentemente este trabajo no se puede dar por terminado. Gran parte de las canciones están incompletas y muchas otras aún no han sido recopiladas. De hecho, los cantares fueron recogidos tan sólo en los siguientes pueblos: Ordejón de Abajo, Fuenteodra, Humada, Rebolledo Traspeña y Villamartín de Villadiego. Cabe también decir que la mayor parte de estas canciones presentan pequeñas variantes según el pueblo,  reflejadas en las notas a pie de página.

29 de Septiembre 1998

Indice:

Marzas:

  • Las Marzas de Rebolledo Traspeña.
  • Las Marzas de Fuenteodra.
  • Las Marzas de Villamartín.
  • Por la noche (Marzas de Villamartín).
  • Por el día (Marzas de Villamartín).
  • Las Marzas de San Martín de Humada

Sacramentos:

  • Los Sacramentos en verso de Fuenteodra, San Martín y Ordejón de Abajo.
  • Los Sacramentos profanos de Rebolledo Traspeña, Humada y Villamartín.

Mandamientos:

  • Los Mandamientos de la Ley de Dios de Fuenteodra, Humada y Ordejón de Arriba.
  • Los Mandamientos de Rebolledo Traspeña y Ordejón de Abajo.
  • Los mandamientos de San Martín de Humada

Los Reyes Magos.

  • Los Reyes Magos de Humada
  • Los Reyes de Ordejón de Abajo
  • Los Reyes de San Martín de Humada
  • Los Santos Reyes

“Albericias”:

  • Las Albericias de Fuenteodra, Humada y Ordejón de Abajo.

Calvarios:

  • Calvario I (Rebolledo Traspeña y Ordejón de Abajo).
  • Calvario II (Fuenteodra, Rebolledo Traspeña y Ordejón de Abajo).
  • Domingo de Ramos (Calvario, Fuenteodra y Ordejón de Abajo).

Cantares de bodas:

  • ‘Ese señor Honorio’ (Cantar de bodas).
  • ‘La enhorabuena te damos’ (Cantar de bodas).
  • La enhorabuena (San Martín de Humada)

Cantares de ciegos:

  • ‘En la provincia de Burgos’ ( Humada, Ordejón de Abajo).
  • ‘El día veinte de Abril’ (Ordejón de Abajo).
  • ‘Maximino el zapatero’ (Ordejón de Abajo).
  • ‘Pobre España, pobre España’.

Otras canciones:

  • Canción contra el pantano (Ordejón de Abajo).
  • Villancico de Humada.
  • ‘A mí me llaman el tonto’ (Cantar).
  • ‘En este pueblo señores’ (Villamartín).
  • El solterón (Fuenteodra y Ordejón de Abajo).
  • ‘Como eres estraperlista’ (Fuenteodra).
  • Canción Asturiana (Humada).

LAS MARZAS

Antiguamente el último día de febrero, a medianoche, los mozos cantaban las marzas por las casas en los pueblos de nuestro valle, pidiendo para poder celebrar una merienda al día siguiente 1 de marzo, día del Ángel, patrón de los mozos.

 Las Marzas de Rebolledo Traspeña

Rebolledo Traspeña, Agosto 1997. Informantes: Emeterio, Vitoriano. Ni las Marzas, ni los Sacramentos, ni los Mandamientos se cantan ya en el valle.

Explicación del canto de las marzas en Rebolledo por Vitoriano

Al llegar a la puerta, el mozo mayor («alcalde de los mozos») decía:

 Casa santa, casa santa,

casa que me enamora,

que venimos a deshora:

Cantamos, rezamos o qué nos mandan.

Abran las puertas,

cierren las ventanas,

que vienen los mozos

a cantar las Marzas

Cantamos, rezamos o qué nos mandan.

Si se les mandaba cantar, dentro de la casa, el alcalde seguía:

Alcaide soy, señores,

la vara traigo consigo.

Bien se acordarán ustedes

cuando yo no había nacido.

Nací en la villa de Herrera

y a este pueblo he venido

por conocer a una dama

que muy bien me ha parecido.

Mejor me parecería

una cuartilla de vino

y una tortilla de huevos

para convidar a ustedes

y a todos mis amigos

Buenas noches señores.

Y cantaban:

Si es de cortesía

o es desobediencia (2 v.)

en casas tan nobles

cantar sin licencia. (2 v.)

Si nos da licencia,

señor, cantaremos, (2 v.)

con mucha prudencia

las Marzas diremos. (2 v.)

Oídlas, oídlas

dueños y doncellas, (2 v.)

que a cantar venimos

esta nochebuena. (2 v.)

Víspera del Ángel

las Marzas olendas, (2 v.)

no vienen de Flandes,

ni de Inglaterra, (2 v.)

que Cristo las énvia (34)

del cielo a la tierra. (2 v.)

Aquí, en esta casa,

hay seis hijas hembras. (2 v.)

Las tres fueron monjas,

prioras y abadesas. (2 v.)

Las otras tres, casadas

por ser las más bellas, (2 v.)

que duques y condes

casaron con ellas. (2 v.)

Hombres venturosos

dados a la guerra (2 v.)

de moros y turcos

cubrieron la tierra (2 v.)

y la Casa Santa

dejaron por nuestra. (2 v.)

Dorados cercados,

doradas las cercas, (2 v.)

dorados cercados

donde van por berza. (2 v.)

Descolgad perniles,

longanizas frescas. (2 v.)

Marzo ventoso

y Abril lluvioso (2 v.)

sacarán a Mayo

florido y hermoso. (35) (2 v.)

Las cuarentenas,

santas y buenas, (2 v.)

templos y altares

muy bien preparados. (2 v.)

Mozos robustos,

Pólidas (36) doncellas, (2 v.)

ya se nos acaban

todas nuestras fiestas (2 v.)

y nos viene el tiempo

de las penitencias. (2 v.)

Coged los rosarios,

ir a las iglesias. (2 v.)

Benditos los pies

que van a la Iglesia, (2 v.)

benditas las manos

que rosarios llevan, (2 v.)

bendita la boca

que verdad confiesa, (2 v.)

benditos los ojos

que lloran ofensas. (2 v.)

El Ángel bendito

con nosotros viene, (2 v.)

que si le dan cuartos

para que los lleve. (2 v.)

Ángeles somos,

del cielo bajamos, (2 v.)

cestos tenemos

huevos buscamos (2v)

a ver si nos dan algo

que si no nos vamos (2v)

a los santos cielos

de donde bajamos (2v)

estilo tenemos

y lo hemos usado (2 v.)

de adorar a la Virgen

y a San José amado. (2 v.)

Esto que les digo

no se olvidará, (2 v.)

cien pares de huevos

ensín lo demás. (2 v.)

Quedaros con Dios

que nos caminamos (2 v.)

a los santos cielos

de donde bajamos. (2 v.)

Traemos un burro

cargado de nada. (2 v.)

No ronca por hierba,

Paja ni cebada, (2 v.)

Que ronca por huevos

y buenas tajadas. (37) (2 v.)

Picolé (38) la mosca

y se marchó al agua .(2 v.)

De la veracruz.

Amén, Jesús. (2 v.)

Las Marzas de Fuenteodra

Fuenteodra, Agosto 1997. Informantes: Ceferino, Porfirio, Nino. Incompletas.

Se rezaban dos padrenuestros, uno al ángel de la guarda y otro por las intenciones de la casa.

Fragmento de las marzas en Fuenteodra, cantado por Cefe. Recopiladas de libro «Fuenteodra, Mi pueblo», autor Patricio García Barriuso

 Ábranse las puertas,

cierren las ventanas

que vienen los mozos

a cantar las Marzas. (2 v.)

¿Cantamos o rezamos o qué nos mandan? (sin cantar) (39)

No es descortesía,

ni es desobediencia

en casas tan nobles

cantar con licencia. (2 v.)

Con vuestro permiso

Iremos cantando

unas Marzas nuevas

que hemos sacado. (2 v.)

Nos parecen buenas

para nuestro agrado,

mejor nos parece

si nos diera un trago. (2 v.)

Algunas doncellas

también advertimos

que nos van perdiendo

algunos estilos. (2 v.)

El Día del Ángel

es acostumbrado

el dar a los mozos

para echar un trago. (2 v.)

El vino ha de ser bueno,

ha de ser de fiar.

No ha de ser

ni de Villanueva,

ni de Sandoval, (2 v.)

ni de Sotresgudo,

ni de eso de Tapia, (40)

porque hay que estar siempre

desdando la trampa. (2 v.)

Y por eso mismo

nos deben de dar

vino de Ribera

que es más natural. (41)

También recibimos

higos entre pasas,

cuartos para vino

para remojarlas. (2 v.)

Traemos un burro

cargado de titos

que vienen de cocos

hasta los hocicos. (2 v.)

Traemos un burro

cargado de arvejas

que vienen de cocos

hasta las orejas. (2 v.)

Traemos un burro cargado de aceite

«pa» freir los huevos

que nos de la gente

Traemos un burro

cargado de nada

que ronca por huevos

y buenas tajadas. (2 v.)

No tengáis miedo

a vuestros maridos,

por debajo cuerda

dadnos un traguillo. (2 v.)

Si queremos vino

que sea natural,

que sea de Roa,

que calienta más. (2 v.)

No lo queremos

de Villadiego,

ni eso de Tapia,

porque hay que estar siempre

desdando la trampa. (2 v.)

Marzo florido

seas bienvenido,

que Enero y Febrero

de todo han tenido. (2 v.)

Marzo ventoso,

Abril lluvioso

sacan a Mayo

florido y hermoso. (2 v.)

Levántate Dona (42)

de culo redondo

a darnos los huevos

que están tras del horno. (2v.)

Las Marzas de Villamartín

Villamartín, Septiembre 1997, cuaderno facilitado por Felicitas. Al parecer estas son las Marzas tradicionales del pueblo, aunque no he podido encontrar informantes que confirmen este extremo. Falta la página inicial, pero en el fragmento de hoja que quedó se adivina el principio ‘Si es descortesía / o es desobediencia, / en casas tan nobles / cantar sin licencia. / Si nos da licencia, / señor, cantaremos, / con mucha prudencia las marzas diremos.»

La ortografía incluía errores como «buenas belas», «anjeles» o «ribera». En gran parte coincide con las Marzas de Fuenteodra.

…huevos pedimos,

que si nos dan algo,

que si no nos fuimos

a los santos Cielos

de donde venimos.

Ángeles somos,

del Cielo venimos,

que si nos dan algo,

que si no nos vamos

a los santos Cielos

de donde bajamos.

El ángel bendito

con nosotros viene.

Nos parecen buenas

para nuestro agrado,

más nos agradará

si nos diera un trago.

El vino ha de ser bueno,

no ha de ser de fiar,

de Villadiego

ni de Sandoval,

ni de Sotresgudo,

ni de eso de Tapia,

porque hay que estar siempre

desdando la trampa.

Y por eso mismo

nos habéis de dar

vino de Ribera,

que es más natural.

Y no tengáis miedo

a vuestros maridos,

por debajo cuerda

nos dais un traguillo.

Y no tengáis miedo

en dar muchos cuartos,

echarán en falta

el día de Jueves Santo.

Es bien parecido

que pongan los mozos (las mozas?)

unas buenas velas

con dinero de otro.

Ya os viene el tiempo,

pulidas casadas,

de que deis limosnas

a esta gente honrada.

Abran las puertas,

cierren las ventanas,

que vienen los mozos

a cantar las Marzas.

Que si son gustosos

el que las cantemos,

diez mandamientos

que guardar debemos.

Aquí hemos llegado

con salud completa.

Si es descortesía

o es desobediencia

en casas tan nobles

cantar sin licencia.

Pues con su permiso

iremos cantando

unas Marzas nuevas

que habemos sacado.

Que si nos dan algo,

que si no nos vamos.

Aquí traemos un burro

cargado de no nada,

no ronca por hierba,

paja ni cebada,

que ronca por huevos

y buenas tajadas.

Picóle la mosca

y se nos fue al agua.

Traemos un burro

cargado de garbanzos,

que le llegan

hasta los zancajos.

Nos vamos al templo,

hacer buenas obras,

como siempre ha sido.

Contarán los curas

cuatro chascarrillos.

Algunas doncellas

también advertimos

que van perdiendo

algunos estilos.

El día de Pascua

es acostumbrado

el dar a los mozos

para echar un trago.

Abran las despensas,

corten sin ?,

queremos los mozos

chorizo de largos

Por la noche (Marzas de Villamartín)

Villamartín, Septiembre 1997. Copiado del cuaderno facilitado por Felicitas.

Vísperas del Ángel,

a cantar llegando

y las buenas noches

a Uds. damos.

Si nos dan permiso

con mucho cuidado

cantamos las Marzas

que habemos sacado

Y si no agradaran

a esta honrada gente,

las damos al fuego

al año siguiente.

En pocas palabras

vamos a explicar

lo que es la fiesta

que vamos a (?)

Se me ha olvidado

el año que empezó,

tampoco me acuerdo

quien la fundó.

Pero esta fiesta

es por tradición

para los mocitos

alegre función.

Es al mismo tiempo

obra de piedad

donde todos usan

de la caridad.

Y también nosotros

alegre cantando

y en algunas casas

devotos rezando.

La noche está buena,

hay muchas estrellas,

desde los balcones

asomad doncellas,

que andan por la calle

los mozos rezando

y las mozas deben

estar escuchando.

¡Que viva la fiesta!

¡Viva el fundador!

¡Que vivan los mozos

que tienen humor!

Por el día (Marzas de Villamartín)

Villamartín de Villadiego, cuaderno facilitado por Felicitas.

Vamos a cantar,

si nos dan licencia,

unas Marzas nuevas

con mucha prudencia.

El Ángel de Marzo

mucho le estimamos,

por eso la fiesta

a tintos guardamos.

Un ángel traemos

vestido elegante,

un cesto llevamos

que cabe bastante.

Si nos diera un huevo,

Dios le vuelva dos,

y si no da nada,

quédese con Dios.

Si diere dos huevos,

que Dios se lo aumente,

dinero para vino

y para aguardiente.

Eso es pedir mucho

a esta gente honrada,

que bastante dan

sin pedirles nada.

Si diere tres huevos,

Dios le dé la gloria

y siempre tendremos

a Ud. en memoria.

Bien pueden dar cuatro

por casualidad,

y si diere cinco,

mayor caridad.

Pues si diere mucho,

Dios lo pagará,

y si diere poco,

les castigará.

Todas las limosnas

y los donativos

se emplearán en cera

los días festivos.

Así en dar dinero

no tengan recelo,

que por caridad

se ganará el cielo.

El Ángel bendito,

de malicia exento,

si le dieran dulces,

camina contento.

Las marzas de San Martín de Humada

Abránse las puertas,

cierren las ventanas.

CORO

Que vienen los mozos a cantar las marzas.

A casas tan nobles

habemos llegado

a pedir permiso

y se nos ha dado.

Noches felices tengan ustedes

Dios nos las conceda

con buenas mercedes.

La cortesía exige

sean aplaudidas

así prometemos

de nunca olvidar

a los que limosna

no nos quieren dar.

Las marzas concluyo

sean agradecidas

perdonen las faltas

que sean advertidas.

Pedimos limosna

para caminar

ábrannos las puertas

abrir y marchar.

ESTROFAS

Traemos un burro

cargado de arvejas

y lleno de cocos

hasta las orejas.

Traemos un burro

cargado de almendras

para poner dulce

 LOS SACRAMENTOS

Los Sacramentos de Fuenteodra, San Martín y Ordejón de Abajo

Versión de los sacramentos cantados por Cefe de Fuenteodra

Fuenteodra, Agosto 1997. Informantes y recopiladores: Ceferino, Porfirio. Sacramentos originarios de Fuenteodra, adoptados en Humada.

A daros vengo las gracias

por la merced que nos hizo.

De los siete sacramentos

el primero es el Bautismo. (1)

Segundo es Confirmación

que nos dio el Señor Obispo (2)

para confirmar la fe

de mi Señor Jesucristo.

El tercero es Penitencia

de pecados cometidos.

Todo aquel que se confiese

vaya bien arrepentido

diciendo «Señor, pequé

contra vos, oh señor mío. (3)

Bien podrían los cristianos

confesar cada Domingo

y recibir en su pecho

el sacramento divino.

El cuarto es la Comunión,

especies de pan y vino, (4)

que en ella por amor nuestro

está oculto Jesucristo.

El quinto es la Extremaunción,

cuando el hombre despedido

de las cosas de este mundo

sólo llama a Jesucristo,

pues ¿a quién ha de llamar

viéndose en tanto peligro

si no a Jesús y a su madre,

si no a su madre y a Cristo. (5)

El sexto es el sacerdote,

que con sus palabras cinco

manda bajar de los cielos (6)

a Dios y hombre en Jesucristo.

El séptimo es Matrimonio, (7)

alto misterio escogido.

Si los dos se unen bien

tendrán igual paraíso

pero si se unen mal

tendrán el infierno mismo.

Los sacramentos cantados en San Martin

San Martín, Febrero 2019, informante Luis Porras

A daros vengo las gracias

por la merced que nos hizo.

De los siete sacramentos

el primero es el Bautismo. (1)

Segundo es Confirmación

que nos da el Señor Obispo (2)

para recibir la fe

de mi Señor Jesucristo.

El tercero es Penitencia

de pecados cometidos.

todo aquel que se confiese

vaya bien arrepentido

diciendo «Señor, pequé

contra vos y señor mío. (3)

Bien podrían los cristianos

confesar cada domingo

y recibir en su pecho

el sacramento divino.

El cuarto es la Comunión,

especies de pan y vino, (4)

que en ella por amor nuestro

está oculto Jesucristo.

El quinto es la Extremaunción,

cuando el hombre despedido

de las cosas de este mundo

sólo llama a Jesucristo,

pues ¿a quién ha de llamar

viéndose en tanto peligro

si no a Jesús y a su madre,

si no a su madre y a Cristo. (5)

El sexto es el sacerdote,

que con sus palabras cinco

hizo bajar de los cielos (6)

a Dios y hombre en Jesucristo.

El séptimo es Matrimonio, (7)

alto misterio escogido.

Si los dos se unen bien

tendrán igual paraíso

pero si se unen mal

tendrán el infierno mismo.

Atención cristianos buenos (8)

escuchad lo que os digo

que estos siete sacramentos

sean también los más divinos.

Los sacramentos cantados por María en Ordejón de Abajo

Ordejón de Abajo, Septiembre 1997. Informante: María.

Cante el cielo de contento

la tierra de regocijo

de los siete sacramentos

el primero es el Bautismo

Segundo es Confirmación

nos la dio el Señor Obispo (2)

para confirmar la fe

de mi Señor Jesucristo.

El tercero es Penitencia

de pecados cometidos.

Todo aquel que se confiese

vaya bien arrepentido

diciendo «Señor, pequé

contra vos, oh Cristo mío. (3)

El cuarto es la Comunión,

especies de pan y vino, (4)

bien podrían los cristianos

comulgar cada Domingo

y recibir en su pecho

el sacramento divino.

El quinto es la Extremaunción,

cuando el hombre despedido

de las cosas de este mundo

sólo llama a Jesucristo,

pues ¿a quién ha de llamar

viéndose en tanto peligro

si no a Jesús y a su madre,

si no a su madre o al Hijo (5)

El sexto es el sacerdote,

que con sus palabras cinco

hace bajar de los cielos (6)

a Dios y hombre en Jesucristo.

El séptimo es Matrimonio, (7)

alto misterio escogido.

si los dos se unen bien

tendrán igual paraíso

pero si se unen mal

tendrán el infierno mismo.

Los Sacramentos profanos (de flores) (8) de Rebolledo Traspeña , Humada y Villamartín

Los sacramentos cantados en Rebolledo (Vitoriano y Emeterio)

Rebolledo Traspeña, Agosto 1997. Informantes: Emeterio, Vitoriano Ortega.

 Si quieres oírme, dama,

los Sacramentos cantar, (2 v.)

Incorpórate en la cama

que los voy a comenzar.

El primero es el Bautismo,

ya sé que estás bautizada, (2 v.)

que te bautizó el cura

para ser buena cristiana. (2 v.)

El segundo es Confirmación,

ya sé que estás confirmada, (2 v.)

que te confirmó el obispo

para ser purificada (9). (2 v.)

El tercero es Penitencia,

esa me la echaron a mí, (2 v.)

el hablar contigo a solas

no lo puedo conseguir. (2 v.)

El cuarto es la Comunión,

recíbela con anhelo, (2 v.)

que si la recibes bien

irás derechita al cielo. (2 v.)

El quinto es la Extremaunción,

la que dan a los enfermos, (2 v.)

a mí me la pueden dar,

que por tus amores muero. (2 v.)

El sexto es el Orden,

orden es el que yo espero, (2 v.)

a la puerta de la Iglesia

me dirás ‘que sí te quiero’. (2 v.)

El séptimo es el Matrimonio,

el que dan a los casados, (2 v.)

si tú quieres y yo quiero,

juntos seremos velados. (2 v.)

Los sacramentos profanos cantados en Humada

Sacramentos originarios de Fuenteodra, adoptados en Humada. Informante Esteban. agosto 2017

Si quieres oírme, dama,

los Sacramentos cantar, (2 v.)

Incorpórate en la cama

que los vamos a empezar.

El primero es el Bautismo,

ya sé que estás bautizada, (2 v.)

que te bautizó el cura

para ser buena cristiana. (2 v.)

El segundo es Confirmación,

ya sé que estás confirmada, (2 v.)

que te confirmó el obispo

para ser purificada (9). (2 v.)

El tercero es Penitencia

la me que la echan a mí, (2 v.)

que el hablar contigo a solas

no lo puedo conseguir. (2 v.)

El cuarto es la Comunión,

recíbela con anhelo, (2 v.)

que si la recibes bien

irás derechita al cielo. (2 v.)

El quinto es la Extremaunción,

la que dan a los enfermos, (2 v.)

a mí me la pueden dar,

que por tus amores muero. (2 v.)

El sexto es el Orden,

orden es la que yo espero, (2 v.)

a la puerta de la Iglesia

me dirás ‘que sí te quiero’. (2 v.)

El séptimo es el Matrimonio,

lo que yo vengo a buscar (2 v.)

que aunque tus padres no quieran

contigo me he de casar. (2 v.)

Sacramentos de flores (profanos) cantados en Villamartín

8 En Villamartín se conocen como ‘Los Sacramentos de flores’ y comienzan así: ‘Los Sacramentos de flores, / niña, te voy a cantar, / incorpórate en la cama / que los voy a comenzar.’ Coinciden en cuanto al resto de la letra. Por otra parte, en Rebolledo se alternan dos coros con la misma melodía, mientras que en Villamartín se alternan dos coros con diferente melodía. Según Emeterio (Agosto 1997), los sacramentos de Villamartín incluían la siguiente estrofa: «Baile el cielo de contento, / la tierra de regocijo, / gracias al Espíritu Santo, / gracias al Padre y al Hijo.

9 En algunas partes, existe la variante ‘para ser mi enamorada’.

10 Variante del mismo Rebolledo Traspeña: ‘esa me la echan a mí’.

11.- En Humada la última estrofa dice: «El séptimo es el matrimonio/lo que yo vengo a buscar (2)/ que aunque tus padres no quieran/ contigo me he

LOS MANDAMIENTOS

 Los Mandamientos de la Ley de Dios de San Martín de Humada.

Alma, ¿quieres que te enseñe

el camino verdadero?

Para subir a la gloria

guarda bien los mandamientos.

En el primero sabrás

que no amo a Dios como debo,

que en igual de darle gracias

siempre le estoy ofendiendo,

con palabras ofensivas

y mis malos pensamientos.

en sin sacar nada en blanco

ni servirme de provecho

para conducir mi alma

a los profundos infiernos.

En el segundo he echado

más de dos mil juramentos

con esta lengua pelona,

sin tener conocimientos.

En el tercero sabrás

que las fiestas de precepto

todas las he quebrantado

con terrible atrevimiento,

con la gente de mi casa

y los criados que tengo.

mandandoles trabajar

por vivir rico avariento.

El cuarto honrar padre y madre

y empecé desde pequeño.

A no hacer lo que mandaban,

siempre iba reguñendo.

Mi madre echa maldiciones

y mi padre juramentos

contra mi mala crianza,

la culpa la tienen ellos.

Si me hubieran castigado

cuando yo era pequeño

y ahora que ya soy mayor

tarde ponen el remedio.

Padres los que tengáis hijos ,

no os veáis como me veo,

que por dar gusto a los hijos

paso yo tantos tormentos.

Castigadles a menudo

para que aprendan lo bueno,

para que olviden lo malo,

y estos son los mandamientos.

El quinto es no matar.

atención cristianos buenos

cuantas vidas yo he quitado

sin tener poder para ello.

El sexto es no fornicar,

padre divino maestro,

os vuelvo a crucificar

con mis malos pensamientos.

El séptimo es no hurtar.

Atención cristiano bueno,

cuanta hacienda yo he quitado

y restituirla no puedo

porque el demonio me engaña

y Judas el Enredero

me dice que no lo pague,

que todavía tengo tiempo,

que tengo vivir cien años

y es engaño manifiesto,

que lo hace por engañarme,

porque sea uno de ellos.

El octavo no levantes

falsos testimonios tengo .

tengo tantos contra mí,

los que ahora lloro y siento

El noveno no desees

hombre ni mujer ajena.

qué triste será de ti

cuando te pida la cuenta

El juez de vivos y muertos

sentado a mano derecha

y puesto en su tribunal,

te dirá de esta manera:

«yo te di un alma limpia

que cuenta me darás de ella,

yo te di cinco sentidos,

también te di tres potencias;

memoria, entendimiento

y voluntad verdadera.»

El décimo es no codicies

a tu prójimo los bienes,

tú con los pocos que tienes

contento debes estar,

relucirás en la gloria

como un hermoso cristal.

 Los Mandamientos de la Ley de Dios, de Fuenteodra, Humada y Ordejón de Arriba

Fuenteodra, Agosto 1997. Informantes y recopiladores: Ceferino, Porfirio.

Ordejón de Arriba, Septiembre 1997. Informante: Felicitas, natural de Ordejón, en Villamartín.

Los mandamientos de Fuenteodra cantados por Cefe

Alma, ¿quieres que te enseñe

el camino verdadero?

Para subir a la gloria

guarda bien los mandamientos.

En el primero me acuso

que no amo a Dios como debo,

que en igual de darle gracias

siempre le estoy ofendiendo,

con mis culpas y pecados

y mis malos pensamientos.

En el segundo he echado

más de dos mil juramentos

con esta lengua maldita,

sin tener conocimiento.

En el tercero sabrás

que las fiestas de precepto

todas las he quebrantado

con terrible atrevimiento,

con la gente de mi casa

y los criados que tengo.

les mandaba a trabajar

por vivir rico avariento.

El cuarto honrar padre y madre

empecé desde pequeño.

a no hacer lo que mandaban,

siempre iba reguñendo.

Mi madre echa maldiciones

y mi padre juramentos

contra mi mala crianza,

la culpa la tienen ellos.

que me hubieran castigado

cuando yo era pequeño

y ahora que ya soy mayor

tarde les viene el remedio.

Padres que tenéis famila ,

no os veáis como me veo,

que por dar gusto a los hijos

padezco tantos tormentos.

Castigadles a menudo

para que aprendan lo bueno,

para que olviden lo malo,

y estos son los mandamientos.

El quinto es no matar.

el quinto me voy diciendo

«Muchas vidas yo he quitado

sin tener poder para ello».

El sexto es no fornicar,

¡Oh, padre mío, maestro,

os vuelvo a crucificar

con mis malos pensamientos.

El séptimo es no hurtar.

atención cristiano bueno,

mucha hacienda yo he quitado

y restituirla no puedo

porque el demonio me engaña

y Judas el Enredero

me dice que no lo pague,

que todavía tengo tiempo,

que tengo vivir cien años

y ese engaño es manifiesto,

que lo hace por engañarme,

para que yo sea uno de ellos.

El octavo no levantes

falsos testimonios tengo .

muchas culpas contra mí,

los que ahora lloro y siento

y sin sacar nada en limpio

ni tampoco de provecho

sino condenar mi alma

en los profundos infiernos

El noveno no desees

hombre ni mujer ajena.

El juez de vivos y muertos

está en la mano derecha

y sentado en el tribunal,

te dirá de esta manera:

«yo te di un alma muy limpia

que cuenta me darás de ella,

yo te di cinco sentidos,

también te di tres potencias;

memoria, entendimiento

y voluntad verdadera.»

El décimo es no codicies

a tu prójimo los bienes,

que con los tuyos que tienes

contento debes estar,

relucirás en el cielo

como un hermoso cristal.

Guarda bien mis mandamientos,(12)

buen cristiano por tu fe,

si mis mandamientos guardas

yo la gloria te daré.

Amén

12.-En Ordejón de Arriba se cantaba esta última estrofa después de cada mandamiento

 Los Mandamientos de Rebolledo Traspeña

Rebolledo Traspeña, Agosto 1997. Informantes: Emeterio, Vitoriano.

Los mandamientos de Dios

niña, te voy a cantar.

Estate un rato atenta

si les quieres escuchar.

Guarda a Dios que es trino y uno,

padre, hijo con su amor,

glorificador también

que reparte todo bien

con un amor singular.

Y si no estás a la gloria,

no hay lugar de caminar. (22)

El primero es que me ames

con amor muy verdadero

y vivirás firme y entero

de mi fe hasta que mueras.

Luego verás cual de veras (23)

galardón que te daré.

El segundo es que no jures

mi nombre contra verdad,

si disformas la verdad

para satisfacer al hombre. (24)

El tercero es que me guardes

mis fiestas con devoción. (25)

No me las quebrantarás

y aunque tengas la ocasión, (26)

y en ellas me pedirás

mercedes que yo te haré.

El cuarto es que humildemente

obedezcas a tu madre,

no aborrezcas a tu padre,

y en todo le seas paciente. (27)

Vivirás muy largamente

de mi fe hasta que mueras.

Luego verás cual de veras

galardón que te daré. (28)

El quinto es que no mates

al hombre que fue creado.

Con otras penas más fuertes

bien podrá ser castigado. (29)

El sexto es que te apartes

de toda fornicación.

Si de ella quieres librarte,

deja la conversación

si no quieres condenarte. (30)

El séptimo es que no hurtes

a tu prójimo lo ajeno,

pues un vaso de veneno

te digo que no le bebas.

Si una vez a él te cebas,

ya no te perdonaré. (31)

El octavo es que no levantes (falso testimonio)

a nadie lo que no ha hecho,

pues en todo a guardar secreto (32)

que yo te lo pagaré.

El noveno es que no desees

hombre, ni mujer ajena,

pues muy grande es la pena

y mayor es el pecado.

Estando desconcertado

pues yo bien le concerté.

El décimo es que no codicies

a tu prójimo los bienes.

Tú con los pocos que tienes

Contento debes de estar.

Si en esto me das placer,

ricas joyas te he de dar,

te haré un vestido glorioso

Traspasado en un cristal.

Y una silla de reposo,

te metiste perezoso (33)

para lo que te mandé.

Dos rosas de blanca flor

en tu jardín plantó Dios

para dar gloria al cristiano.

Y estos se encierran en dos:

‘”Guárdame mis Mandamientos,

buen cristiano por tu fe.

Si mis Mandamientos guardas

yo la gloria te daré.”

Amén.

Los mandamientos de Humada

Humada, Agosto 1997. Informantes y recopiladores: Esteban y Fidel. Se cantaban el día uno de Marzo. Mandamientos originarios de Fuenteodra, donde al parecer los llevó un cura, fueron llevados por el señor Perfecto a Humada

Los mandamientos cantados en Humada. Fragmento

En el primero me acuso

que no amo a Dios como debo

que en igual de darle gracias

siempre le estoy ofendiendo

con mis culpas y pecados

y mis malos pensamientos

En el segundo he echado

mas de dos mil juramentos

con esta lengua madita

sin tener concimientos

En el tercero sabrás

que las fiesta de precepto

todas las he quebrantado

con terrible atrevimiento

con la gente de mi casa

y los criados que tengo

los mandaba a trabajar

por vivir rico avariento

Los mandamientos de Ordejón de Abajo

Ordejón de Abajo, Septiembre 1997. Informante: María.

Los mandamientos de Ordejón de Abajo cantados por María (incompletos)

Los Mandamientos de Dios,

de la ley santa y divina

si el cristiano bien los mira

para salvarse estos son

El primero es que me ames

con amor muy verdadero

en mi fe hasta que mueras

después verás cuan de veras

galardón yo te daré

El segundo es que no jures

mi nombre contra verdad,

si disformas la verdad

por satisfacer al hombre.

El tercero es que me guardes

las fiestas con devoción.

No me las quebrantarás

aunque tengas la ocasión,

El cuarto es que humildemente

obedezcas a tu padre,

no aborrezcas a tu madre,

y en esto me seas paciente. (17)

Vivirás muy largamente

de mi fe hasta que mueras.

después verás cual de veras

galardón que te daré. (18)

El quinto es que no mates

al hombre que fue creado.

Con otras penas más fuertes

podrias ser castigado.

El sexto es que te apartes

de toda fornicación.

Si en ella quieres librarte,

deja la conversación

El séptimo es que no hurtes

a tu prójimo lo ajeno,

pues un vaso de veneno

te digo que no le bebas.

Si una vez a él te cebas,

ya no te perdonaré. (21)

El octavo es que no levantes

a nadie lo que no ha hecho,

pues en todo a guardar secreto (22)

que yo te lo pagaré.

El noveno es que no desees

hombre, ni mujer ajena,

pues muy grande es la pena

y mayor es el pecado.

Estando desconcertado

pues yo bien le concerté.

El décimo es que no codicies

a tu prójimo los bienes.

Tú con los pocos que tienes

Contento debes de estar.

Si en esto me das placer,

ricas joyas te he de dar,

te haré un vestido glorioso

Traspasado en un cristal.

Y una silla de reposo,

te metiste perezoso (23)

para lo que te mandé.

Dos rosas de blanca flor

en tu jardín plantó Dios

para dar gloria al cristiano.

Y estos se encierran en dos:

”Guárdame mis Mandamientos,

buen cristiano por tu fe.

Si mis Mandamientos guardas

yo la gloria te daré.”

Amén.

OTRA VERSIÓN DE LOS MANDAMIENTOS EN ORDEJÓN DE ABAJO

Recientemente nos ha llegado otra versión de los mandamientos. Nos la han facilitado María y Beni.

Esta versión también la han incorporado a su repertorio el grupo de música tradicional Nuevo Mester de Juglaria

Los diez mandamientos santos

te vengo a cantar paloma

sólo porque me des gusto

y me tengas en memoria 

sólo porque me des gusto

y me tengas en memoria.

En el primer mandamiento

la primer cosa es amar, es amar,

te tengo en el pensamiento 

y no te puedo olvidar,

te tengo en el pensamiento 

y no te puedo olvidar.

El segundo es no jurar 

yo juré

más de dos mil juramentos

sólo porque tú me diste

palabra de casamiento

sólo porque tú me diste

palabra de casamiento.

En el tercero es la misa

nunca estoy con devoción

siempre pensando en ti,

prenda de mi corazón

siempre pensando en ti

prenda de mi corazón.

El cuarto es honrar padre y madre

yo el respeto les perdí,

no me hago caso de nadie

por obedecerte a tí,

no me hago caso de nadie

por obedecerte a ti. 

En el quinto es no matar, no matar

a nadie he matado yo,

señora yo soy el muerto

y usted la que me mató,

señora yo soy el muerto

y usted la que me mató.

Señorita del balcón, del balcón

que sale y se mete dentro

hace pecar a los hombres

en el sexto mandamiento,

hace pecar a los hombres

en el sexto mandamiento.

El séptimo es no hurtar, no hurtar,

yo no robo ni mato a nadie

sólo robaré una niña

si no me la dan sus padres,

sólo robaré una niña

si no me la dan sus padres.

El octavo es no levantar, no levantar

falso testimonio a nadie

como a mi me lo levanta

una niña de esta calle, 

como a mi me lo levanta

una niña de esta calle.

El noveno es no desear, no desear

hombre ni mujer ajena

como yo la he deseado

para casarme con ella,

como yo la he deseado

para casarme con ella.

El décimo es no codiciar, no codiciar

yo no vivo codiciando,

sólo lo que yo codicio

es un matrimonio santo,

sólo lo que yo codicio 

es un matrimonio santo.

En otras versiones se añade la siguiente estrofa:

Los diez mandamientos santos,

niña se encierran en dos

en quererte a ti paloma,

prenda de mi corazón,

para irnos a la iglesia

y allí casarnos los dos,

para irnos a la iglesia 

y allí casarnos los dos.

LOS REYES MAGOS

La canción de los Reyes Magos se cantaba la víspera a medianoche ante las casas de las autoridades (alcalde, cura, maestro, secretario, médico, …). Al día siguiente se pasaba a pedir el aguinaldo.

 Los Reyes Magos de Humada

Agosto 1997. Recopilador e informante: Esteban.

Versión incompleta de los Reyes Magos cantados por Esteban de Humada

Esta noche son los Reyes,

la primer fiesta del año,

donde damas y galanes

aquí piden aguinaldo.

Yo se lo vengo a pedir

a este caballero honrado.

Del Oriente Persia salen

tres reyes con alegría

van guiados de una estrella

que alumbra de noche y día.

Esa estrella no es errante,

ni tampoco dividida,

es el ángel que anunciaba

a los pastores la dicha.

En casa del rey Herodes

van a hacer una comida,

Herodes les preguntaba

dónde tenían su guía.

‘Señor, vamos a Belén,

dicen que nació el Mesías’.

Para qué naciste Hijo

en este mundo pecador,

para ser crucificado

con tres clavos de dolor.

Subirás Hijo a los cielos

el día de la Ascensión,

hallarás tres sillas de oro,

sentarás en la mejor,

sentarás en la del medio

al lado del Redentor

que lo dijo Jesucristo

cuando del cielo bajó.

Estas puertas son de acero,

y aquí vive un caballero;

estas puertas son de palo,

y aquí piden aguinaldo.

Yo se lo vengo a pedir

a este caballero honrado.

Los Reyes de Ordejón de Abajo

Ordejón de Abajo, Septiembre 1997. Informante: María. Cantaban y pedían el aguinaldo.

Los pastores y los reyes (2 veces)

juntos fueron a por leña

para calentar al niño (2 v.)

que nació en la Nochebuena.

Venid pastorcitos,

venid a adorar

al Rey de los Cielos

que ha nacido ya. (3 v.)

Dicen que ha nacido un niño

todo vestido de verde,

es el hijo de María,

que ha nacido en un pesebre.

Venid…

Dicen que ha nacido un niño

todo vestido de azul,

es el hijo de María,

aquel que llaman Jesús.

Dicen que ha nacido un niño

todo vestido de blanco,

es el hijo de María

y del Espíritu Santo.

Venid…

La Nochebuena ha venido, (2 v.)

la Nochebuena se va

y nosotros nos iremos (2 v.)

y no volveremos más.

Venid…

Allá va la despedida,

la que echó Cristo en Belén,

que nos ha juntado aquí,

nos junte en la gloria, amén. (34)

34 Otras veces se despedía así: “Allá va la despedida / metida en una avellana, / que no quiero cantar / porque no me da la gana.”

Los Reyes de San Martín de Humada

Buenas noches tenga Usted

Dios le dé buenas mercedes

y buenos principios de año

que mañana son los Reyes.

Que maña son los Reyes

segunda fiesta del año

donde damas y galanes

aquí piden aguinaldo

Yo se lo vengo a pedir

a este caballero honrado

y no nos lo negará

porque los Reyes cantamos.

Del Oriente y Persia salen

tres Reyes con alegría

van guiados de una estrella

que alumbra de noche y día.

Esa estrella no es errante

ni cometa dividida

que es el ángel que anunció

a los pastores la dicha.

En casa del rey Herodes

van  a hacer una comida

y Herodes les preguntó

que dónde llevan su guía

y ellos le contestaron:

que había nacido el Mesías.

Para que has nacido Hijo

en este mundo pecador,

para ser crucificado

con tres clavos de dolor.

Subirás Hijo a los cielos

el día de la Ascención,

hallarás tres sillas de oro,

sentarás en la mejor,

sentarás en la del medio

al lado del Redentor

que lo dijo Jesucristo

cuando del cielo bajó.

Estas puertas son de acero

aquí vive un caballero

estas puertas son de palo

aquí piden aguinaldo

si nos dan el aguinaldo

no nos hagan aguardar

somos de lejanas tierras

tenemos mucho que andar.

No le pedimos el oro

ni tampoco plata fina

pero sí le pediremos

un poco de calderilla

y si de eso no tuviese

chorizos o longanizas

y si nos quiere ver reír

saque una jarra de vino

que tenga tantos cuartillos

como aquí somos de amigos.

Los Santos Reyes (Versión de Joaquín Gutiérrez)

Joaquín Gutiérrez, persona culta, aficionada a la escritura,  que ejerció de pastor en Humada por la década de los años 60.  Proviene del volumen recopilado por María Teresa Gutiérrez, nieta de Joaquín. Este volumen incluye canciones de la tradición popular y creaciones individuales. El volumen me lo facilitó Piedad Gutiérrez Pérez en Villamartín en Agosto del 97.

Esta noche son los Reyes

primeras fiestas del año

donde damas y galanes

a Dios piden aguinaldo,

yo se lo vengo a pedir

a este caballero honrado.

Del Oriente Persia salen

tres reyes con alegría

van guiados de una estrella ,

luces de noche y de día.

Esta estrella no es errante

ni es cometa dividida

que es un ángel que anunció

a los pastores la dicha

del nacimiento dichoso

de aquel divino Mesías.

Caminan los tres gustosos

y llegando a Palestina

la estrella se retiró

porque así Dios lo quería.

No preguntan por posada,

ni tampoco por comida.

Preguntan por aquel rey

que es el autor de la vida.

Van al portal de Belén

donde la estrella les guía.

Vieron al recién nacido

en los brazos de María

con grande reverencia

se apostaron de rodillas.

Y al niño de Dios adoran

y a su madre esclarecida.

El uno le ofrece oro,

el otro le ofrece mirra,

y el otro le ofrece incienso

que para el cielo caminan.

Estos soberanos dones

que ofrecen con alegria

los heredaron de Abraham

y de su genealogía.

Oro ofrecen como rey

de todas las jerarquías,

el incienso como a Dios

potencia grande infinita,

la mirra como a mortal

misterios que ellos creían.

Este día de los reyes

celebra la iglesia misma

y su sagrado bautismo

en enero a los seis días.

Este día se pusieron

los tres reyes a una pila

donde fueron bautizados

por su ley santa y divina.

Tomás les echaba el agua

y su nombre les ponía,

a uno le puso Melchor,

a otro Gaspar le ponía.

a otro puso Baltasar

¡Oh qué feliz compañía!

Los años que estos vivieron

en esta mortal vida:

Melchor vivió 120

¡Oh qué edad tan florecida!

Gaspar vivió 110.

¡Oh qué edad tan peregrina!

Baltasar 83,

también edad muy cumplida.

En el año del setenta

según la pluma lo dicta

recibieron el martirio

por la iglesia esclarecida.

Y ahora ilustres señores,

los que en esta casa habitan

mándenos el aguinaldo

para que logren la dicha

del nacimiento dichoso

de aquel divino Mesías

LAS “ALBERICIAS”

En el valle son conocidas como ‘Albericias’ o ‘Albricias’.

Se cantaban el día de Pascua de Resurrección durante la procesión. En Fuenteodra y Humada los hombres y las mujres iban por caminos diferentes hasta encontrarse a mitad de camino, luego juntos volvían a la iglesia. En el encuentro se canta esta canción de las «albericias».

 Las Albericias (35) de Fuenteodra (incompletas)

Fuenteodra, Agosto 1997. Informante: Nuncia, Ceferino, Modesto Ortega. Incompleta.

Las albericias incompletas de Fuenteodra, cantadas por Cefe

¡Oh, que mañana de Pascua!

¡Oh, que mañana de flores!

¡Oh, que mañana de Pascua

ha amanecido señores!

Buenos días doy a todos

y al señor cura el primero

y a la señora justicia

porque gobierna este pueblo

y tambien al sacristán

porque no se quede solo

porque canta en la tribuna

cuando se ofrece en el coro

Las albericias cantadas en Humada

Humada, Agosto 1997. Recopilador e informante: Esteban.

Las Albericias cantamos

sagrada Virgen María,

las Albericias cantamos

día de Pascua florida.

Repiquen las campanas

y salgan en procesión

con la cruz y los faroles

y el encarnado pendón.

Buenos días doy a todos (36)

y al señor cura el primero,

y a la señora justicia

porque gobierna este pueblo.

Y también al sacristán,

porque no se quede solo,

porque canta en la tribuna,

cuando se oficia (37) en el coro.

¡Oh, que mañana de Pascua!

¡Oh, qué mañana de flores!

¡Oh, qué Pascua

ha amanecido señores! (38)

Descubra la mayordoma

como ha descubierto el día,

quitadla manto de luto,

ponedla el de alegría. (39)

Descubra la mayordoma

como ha descubierto el sol,

quitadla manto de luto,

ponedla el de resplandor.

Caminito de la Iglesia

van María y Jesucristo,

dónde habrán estado,

tres días que no se han visto.

Por la Iglesia arriba vamos

con María y Jesucristo,

dónde habrán estado,

tres días que no se han visto.

¡Oh, qué mañana de Pascua!

¡Oh, qué mañana de flores!

¡Oh, qué Pascua

ha amanecido señores!

Las albericias de Ordejón de Abajo

Ordejón de Abajo, Septiembre 1997. Informante: María.

Las albericias cantamos

sagrada Vigen María

que resucitó el cordero

tres horas antes del día

¡Oh, que mañana de Pascua!

¡Oh, que mañana de flores!

¡Oh, que mañana de Pascua

ha amanecido señores!

Ya tornean las campanas

ya sale la procesión

con la cruz y los faroles

y el encarnado pendón,

que a María y Jesucristo

Sacamos en procesión

Buenos días doy a todos

y al señor cura el primero,

y a la señora justicia

porque gobierna este pueblo.

Y también al sacristán,

porque no se quede solo,

porque canta en la tribuna,

cuando se ofrece en el coro.

Descubra la mayordoma

como ha descubierto el día,

quitenla el manto de luto,

dejenla el de alegría. (39)

Descubra la mayordoma

como ha descubierto el sol,

quitenla manto de luto,

dejenla el de resplandor.

Por la Iglesia arriba vamos

con María y Jesucristo,

dónde habrán estado,

tres días que no se han visto.

 Versión manuscrita de las «Albericias«

A continuación se recoge un documento manuscrito de indudable valor documental sobre las Albricias escrito por D. Marcial Susilla López, secretario de Humada durante las décadas de los 60-70.

CALVARIOS

Calvario I

Calvario I de Rebolledo de Traspeña (Incompleto)

Rebolledo Traspeña, Agosto 1997. Informante: Emeterio Ortega.

Hoy en la estación te espera

y todos aquí gritaron:

«muera el embustero, muera»,

y con la indignación fiera

me llevaron al calvario.

Alma que ociosa te sientes,

malhorada esta ocasión,

es posible que no sientan

mis dolores, mis afrentas,

mi muerte, pena y pasión.

. . .

Calvario I de Ordejón de Abajo (Incompleto)

Ordejón de Abajo, Septiembre 1997. Informante: María.

En la primera estación,

atento, quiero que notes

con cuánta resignación

llevé por tu redención

más de cinco mil azotes.

. . .

El pueblo contesta:

 Por vuestra Pasión,

Jesús dulce amado,

no sea yo triste

por vos condenado. (2 v)

. . .

Lágrimas de corazón

depurado no lloremos

para que todos logremos

los frutos de la pasión.

Calvario I de Humada

Primera estación: Jesús es condenado a muerte

Acompaña a tu Dios, alma mía, cual vil asesino, llevado ante el juez y al Autor de la vida contempla, por ti condenado a muerte cruel.

Dulce redentor para mí era la pena de muerte, ya lloro mis culpas y os pido perdón.

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, logradnos la gracia de nunca pecar.

(este estribillo a veces se sustituía por este otro: REINA DEL CIELO, estrella del mar, alcanzadnos la gracia para no pecar)

Seguna estación: Jesús carga con la cruz

Con la cruz de tus culpas cargado, exhausto de fuerzas, camina tu Dios, y a subir la pendiente le impelen por fuerza sayones, por dentro tu amor

DULCE REDENTOR, mis pecados tus hombros oprimen, ya lloro mis culpas y  os pido perdón.

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, …

Tercera estación: Jesús cae por primera vez

Con sus alas de nieve los ángeles, pasmados de espanto, cubrieron su faz, bajo el tosco y pesado madero, en tierra ha caído tu amor al mirar.

DULCE REDENTOR, por mis yerros caíste en la tierra, ya lloro mis culpas y os pido perdón.

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, …

Cuarta estación: Jesús encuentra a su santísima madre

Del calvario subiendo a la cumbre, el Reo Divino a su Madre encontró y una espada de filos agudos del Hijo a la Madre hirió el corazón.

DULCE REDENTOR, yo esa herida causé a Vuestra Madre, ya lloro mis culpas y os pido perdón

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, —

Quinta estación: el cirineo ayuda a Jesús a llevar la cruz

Porque al monte con vida llegase, los duros escribas, con saña infernal, a Simón Cirineo alquilaron, que a Cristo ayudase su cruz a llevar

DULCE REDENTOR, yo también quiero ser cirineo, ya lloro mis culpas y os pido perdón.

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar,  …

Sexta estación: La verónica limpia el rostro ensangrentado de Jesús

 Con ternura y piedad la Verónica el rostro sangriento de Cristo enjugó y en tres pliegues de lienzo, por premio, grabada la imagen llevó del Señor.

DULCE REDENTOR, en mi pecho grabad vuestra imagen, ya lloro mis culpas y os pido perdón.

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, …

Séptima estación: Jesús cae por segunda vez

Otra vez el Señor de los cielos volvió, fatigado, el polvo a besar, y, otra vez, los esbirros, crueles con Él, desfogaron su ira y crueldad-

DULCE REDENTOR, nunca más caeré ya en pecado, ya lloro mis culpas y os pido perdón.

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, …

Octava estación: Jesús consuela a las mujeres de Jerusalen

Vio Jesús que unas cuantas mujeres, movidas a lástima, lloraban por Él, y leas dijo: “Llorad por vosotras, piadosas mujeres, por mi no lloréis”

DULCE REDENTOR, vuestras penas taladran mi pecho, ya lloro mis culpas y os pido perdón.

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, …

Novena estación Jesús cae por tercera vez

Con tus duras caídas, cristiano, las tuyas pretende Jesús resarcir. A tu Dios, por tercera vez, mira de polvo y de sangre cubierto por ti.

DULCE REDENTOR, vuestro amor del infierno me libre, ya lloro mis culpas y os pido perdón.

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, —

Décima estación: Jesús es despojado de sus vestiduras

Con furor sus vestidos quitaron, del monte en la cumbre, al paciente Jesús. Y por no iluminar tanta afrenta, las puras estrellas negaron su luz.

DULCE REDENTOR, ya no más liviandad ni impureza, ya lloro mis culpas y os pido perdón.

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar,  …

Undécima estación: Jesús es clavado en la cruz

Ya, alma mía, en la cruz, duro lecho, sus miembros sangrientos extiende mi Bien y con clavos agudos taladran, los viles soldados, sus manos y pies.

DULCE REDENTOR, yo esos clavos clavé a vuestros miembros, ya lloro mis culpas y os pido perdón.

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, …

Duodécima estación: Jesús muere en la cruz

Tiembla el orbe y el sol se oscurece al ver en un palo expirar a su Dios. Rompe en llanto también tú, alma mía, pensando que muere Jesús por tu amor.

DULCE REDENTOR mis pecados os dieron la muerte ya lloro mis culpas y os pido perdón

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, …

Décimotercera estación: Jesús es bajado de la cruz

De Jesús el cadáver sangriento María en sus brazos, llorando tomó. Y con voz de dolor le decían: “qué muerte te han dado, mi bien y mi amor”.

DULC REDENTOR, respondedle que aquí está el culpable, ya lloro mis culpas y os pido perdón.

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar, —

Décimocuarta estación: El cuerpo de Jesús es colocado en el sepulcro.

En el frío y profundo sepulcro, los restos sagrados quedáronse ya. Triste Madre, cuán sola te quedas, seré yo el consuelo de tu soledad.

DULCE REDENTOR, yo a la Madre privé de su Hijo, ya lloro mis culpas y os pido perdón.

MADRE AFLIGIDA, de pena hondo mar,  …

Calvario II

Fuenteodra, Rebolledo Traspeña y Ordejón de Abajo

Fuenteodra, Agosto 1997. Informante: Antonio Ortega. Texto escrito por Modesto Ortega en la escuela de  Fuenteodra el 20 de Marzo de 1951. Versión reproducida.

Ordejón de Abajo, Septiembre 1997. Informante: María. Incompleta.

Rebolledo Traspeña, Septiembre 1997. Informante: Emeterio Ortega. Incompleta.

Poderoso Jesús Nazareno

de cielos y tierra Rey universal, (40)

oye a un alma que os tiene ofendido

pide que sus culpas podáis perdonar;

usad de piedad.

Pues quisisteis por ella en cuanto hombre

el ser maltratado y en cruz expirar (41)

Reina del cielo

estrella del mar

alcanzad las gracias

para no pecar

Primera estación

Del pretorio a casa de Pilatos
Será la primera estación que andarás
Y verás que azotaron mi cuerpo
Seis fuertes verdugos hasta se cansar
Sígueme y verás
Que Pilatos sentencia de muerte
Me dio, procurando al César agradar.

Segunda estación

La segunda estación es a donde
Apenas oyeron la sentencia dar
Los sayones la cruz me pusieron
En hombros y, aprisa, me hacen caminar.
Sígueme y verás
Que una soga me echaron al cuello
De la cual tiraban con gran impiedad.

Tercera estación
La tercera estación verás alma
Que como a empellones me hacen caminar
Y el madero que a cuestas llevaba
Del peso tan grande me hizo arrodillar.
Sígueme y verás
Que a patadas, palos y golpes
Aquellos tiranos me hacen levantar.

Cuarta estación
En la cuarta estación considera
Que cuando mi madre me vino a encontrar
En la calle amargura inspirada
Se hicieron sus ojos copioso cristal.
Sígueme y verás
Que aunque llena de pena y angustia
Siguiendo mis pasos va su majestad.

Quinta estación
En la quinta estación alquilaron
Para que la cruz me ayudase a llevar
A Simón Cireneo, y lo hicieron
No porque movidos fuesen a piedad.
Sígueme y verás
Que lo hicieron temiéndose todos
Sería yo muerto antes de llegar

Sexta estación
En la sexta estación una santa
Mujer fervorosa llegose a limpiar
El sudor de mi rostro sagrado
Con un lienzo blanco, llena de humildad.
Sígueme y verás
Que mi faz estampada en tres haces
Dejó testimonio de aquella verdad.

Séptima estación
En la séptima estación es a donde
Tendido en el suelo tal vez me hallarás
Y de golpes que dieron tan grandes
Después no podía ni un paso avanzar.
Sígueme y verás
Que llagado mi cuerpo y mi rostro
Herido, escupido y renegrido está.

Octava estación
En la octava estación me salieron
allí unas mujeres con gran caridad,
Afligidas sentían mi muerte
Haciendo sus ojos con pena llorar.
Sígueme y verás
Yo las dije: no lloréis mi muerte
La de vuestros hijos y vuestras llorad.

Novena estación
La novena estación es a donde
Estando mi cuerpo desangrado ya
Fatigado y muy falto de fuerzas
Con la cruz a cuestas volví a arrodillar.
Sígueme y verás
Que esta fue la tercera caída
Y llegué con mis labios el suelo a besar.

Décima estación
La décima estación es a donde
Habiendo llegado al calvario ya
Al quitar de mi cuerpo la ropa
Volvieron mis llagas allí a renovar.
Sígueme y verás
Que la hiel con el vino mezclado
Aquellos sayones a beber me dan.

Undécima estación
La undécima estación es a donde
Tendida en el suelo la cruz hallarás
Y sobre ella, extendido mi cuerpo
Verás pies y manos con fuerza clavar.
Sígueme y verás
Que al oir del martillo los golpes
Quedose mi madre del dolor mortal.

Duodécima estación
La duodécima estación es a donde
Habiendo llegado, considerarás
Cómo en alto la cruz levantaron
Clavado mi cuerpo, puesto a avergonzar.
Sígueme y verás
el dolor que sintió allí mi madre
al verme sufrido en la cruz levantar.

Décimotercera estación
Estación es la décimotercia
Donde fervorosos fueron a bajar
De la cruz mi sagrado cadáver
Dos santos varones con gran lealtad.
Sígueme y verás
Que mi madre me tuvo en sus brazos
Mientras dispusieron llevarme a enterrar.

Décimo cuarta estación
Estación es la décimocuarta
Donde sepultura viniéronme a dar
Por limosna en un santo sepulcro
En el cual estuve tres días no más.
Sígueme y verás
Que después de dejarme enterrado
Lloraba mi madre su gran soledad.
Pues hermanos amados de Cristo
Todo el que quisiese servir y agradar
A Jesús nuestro padre, procure
Su Pasión y muerte siempre contemplar
Y su Majestad
Nos dará en esta vida su gracia
Y después en la Gloria nos dejará entrar.

En la primera estación

atento quiero que notes

A la segunda camina:
veás que en tumulto vario
todo el pueblo determina
que al son de ronca bocina
me conduzcan al Calvario.
Guiando va un pregonero
a la descollada cumbre,
y al inocente cordero
va abrumado de un madero
la molestia y pesadumbre.

Caí en la estación tercera
y todos allí gritaron:
¡Muera el embustero, muera!,
y con indignación fiera
del suelo me levantaron.
Una soga a la garganta
me echaron para tirar,
pero con violencia tanta,
que para asentar la planta
apenas me dan lugar.

Camino en todo obediente
Al precepto de mi Padre,
cuando se me pone enfrente
rompiendo por tanta gente
mi desconsolada madre.
En este paso colige
que cuando la vi venir,
¡Vuélvete, madre -le dije-,
que la pena más me aflige
que el saber voy a morir¡

En esta jornada larga
tan fatigado me veo,
que en mi aflicción tan amarga
me ayuda a llevar la carga
alquilado el Cirineo.
No lo hacen por caridad
al peso con que me inclino,
sino llenos de impiedad
porque teme su crueldad
quede muerto en el camino.

Con la fatiga y calor
me veía desfallecer,
cuando, movida al dolor,
limpió a mi rostro el sudor
una piadosa mujer.
A tal estado he venido
que, con ser cielo sereno,
me hallo tan oscurecido
que sólo soy conocido
por llamarme ¡Nazareno¡.

Caí, oh qué desconsuelo,
al salir de la ciudad
y me levantan del suelo
tirando de barba y pelo
con fiera inhumanidad.
A violencia de empellones
a caminar me precisan
y entre injurias y baldones,
metido entre dos ladrones,
todos me arrastran y pisan.

De unas mujeres oí
unos ayes lastimados,
pero les correspondí
diciéndoles que por sí
llorasen, y su pecados.
Si por las culpas ajenas
esto se ejecuta en mí,
más crueles seán las penas,
de horror y de espanto llenas,
que padeceás por ti.

La gravedad del pecado
en la cruz tanto pesó,
que rendido y fatigado,
del todo ya desmayado,
en el suelo me postró.
Al quererme levantar,
como la fuerza era poca,
caí, para más penar,
tan recio, que vine a dar
en la tierra con la boca.

Llegué al monte sin aliento
sin poderme ya tener;
desnúdanme desatentos
y doblando mis tormentos,
vinagre me hacen beber.
¡Qué vergüenza, qué pudor,
contempla, padecería,
puesto del frío al rigor
en el concurso mayor,
desnudo al medio del día!

Los más impíos y tiranos,
impelidos del furor,
más que tigres, inhumanos,
me clavan de pies y manos
cual si fuera un malhechor.
Después de fatiga tanta,
un palo mi cama fue
de sólo el ancho de un pie
y de largo más de tres,
donde el cuerpo se quebranta.

Ya que en la cruz me clavaron,
inhumanos y crueles
en alto me levantaron,
ya con lanzas el soldado,
ya verdugos con cordeles.
Mírame entre tierra y cielo
de tres escarpias pendiente:
tiembla de dolor el suelo,
ásgase del templo el velo
y el hombre no se arrepiente.

Por tres horas bien cumplidas
el aliento me duró
hasta que por las heridas
mortales y repetidas
el alma se despidió.
Ya era sombra todo el mundo
muerta ya su bella luz,
cuando con llanto profundo
aquel cuerpo sin segundo
fue bajado de la cruz.

Ya a la última viniste:
contempla aquí con piedad
a mi madre la más triste
que jamás veás ni viste
llorando su soledad.
No te asustes, alma mía:
ponte en silencio a escuchar
los lamentos de María,
que sobre la losa fría
del sepulcro va a llorar.

Alma, pues que en mi pasión
me has acompañado fiel,
de tus culpas el perdón
espera, y en salvación
por siempre jamás. Amén.

Calvario II

 Fuenteodra, Rebolledo Traspeña y Ordejón de Abajo

Ordejón de Abajo, Septiembre 1997. Informante: María. Incompleta.

 Primera Estación

 Poderoso Jesús Nazareno

de cielos y tierra Rey universal, (40)

oye a mi alma que os tiene ofendido

pide que sus culpas queráis perdonar;

usad de piedad.

Pues quisisteis por ella en cuanto hombre

ser muy maltratado y en cruz expirar (41)

y el pueblo cantaba

Reina del cielo,

estrella del mar,

alcánzanos gracias

para no pecar. (42)

y yo, Señor, soy el alma que ingrata

vuestros mandamientos llegué a quebrantar

muchas veces y me pesa, y ahora,

Señor, ya propongo mi vida enmendar;

usad de piedad.

Id conmigo y mostrarme el camino

para que en servicios me pueda ocupar.

Jesucristo piadoso responde

diciéndola al alma: Quieres aceptar

a servirme, procurar contrita

todos tus pecados muy bien confesar,

y luego podrás,

visitar las catorce estaciones

de la vía sacra, donde me hallarás.

Para ir por aqueste camino

la cruz en los hombros, alma, llevarás

hasta el monte Calvario, y con ella

mi pasión y muerte contemplando irás

y es medio eficaz

para el alma que firme desea

servirme y pretende sus vicios dejar.

El pretorio y casa de Pilatos

será la primera estación que andarás,

y verás que azotaron mi cuerpo

seis fuertes verdugos hasta se cansar,

sígueme y verás,

que Pilatos sentencia de muerte

me dio, procurando al César agradar.

40 Rebolledo Traspeña, variante: ‘Poderoso Jesús Nazareno / de cielos y tierra Rey universal / sígueme y verás’.

Esta variante pudiera no ser tal, sino más bien un error. No han aparecido más versos de esta versión, aparte de lo que el pueblo contestaba.

41 Ordejón de Abajo: ‘oye a un alma que os tiene ofendido / y pide que sus culpas podáis perdonar; / usad de piedad. / Pues quisisteis por ella en cuanto hombre / el ser maltratado y en cruz expirar’.

No han aparecido más versos de esta versión, aparte de lo que el pueblo contestaba.

42 Esta contestación se cantaba en Ordejón de Abajo.

En Rebolledo Traspeña varía: ‘Reina del cielo, / estrella del mar, / alcanzar las gracias / para no pecar.’

Segunda estación

 La segunda estación, es adonde

apenas oyeron la sentencia dar

los verdugos la cruz me pusieron

en hombros y aprisa me hacen caminar;

sígueme y verás,

que una soga me echaron al cuello

de la cual tiraban con gran impiedad.

Tercera estación

 En la tercera estación, verás alma,

que como a empellones me hacían andar,

y el madero que acuestas llevaba

el peso tan grande me hizo arrodillar.

Sígueme y verás,

que a puñadas, a palos y a golpes

aquellos tiranos me hacen levantar.

Cuarta estación

En la cuarta estación, verás alma,

que cuando mi madre me vino a encontrar

en la calle amargura injuriado

vertiendo sus ojos fuentes de llorar,

sígueme y verás

que aunque llena de penas y angustias

siguiendo mis pasos fue su majestad

.Quinta estación

Para que la cruz me ayudase a llevar

a Simón Cirineo, y lo hicieron

no porque movidos fueron de piedad,

sígueme y verás

que lo hicieron temiéndose todos

sería yo muerto antes de llegar.

Sexta estación

En la sexta estación, una santa

mujer fervorosa llegóse a limpiar

el sudor de mi rostro sagrado

con un lienzo blanco, llena de humildad.

Sígueme y verás,

que mi rostro estampado en tres partes

quedó en testimonio de aquesta verdad.

Séptima estación

En la séptima estación, es donde

caído en el suelo otra vez me hallaran

y del golpe que di yo tan grande

después no podía ni un paso dar.

Sígueme y verás

que llagado mi cuerpo y mi rostro

herido, escupido y denegrido estar.

Octava estación

Algunas mujeres con gran caridad,

afligidas sentían mi muerte

haciendo sus ojos fuentes de llorar;

sígueme y verás.

No lloréis, yo las dije, mi muerte

por vuestros hijos y por vos llorad.

Novena estación

La novena estación es adonde

estando mi cuerpo desangrado ya,

fatigado y muy falto de fuerzas,

con la cruz acuestas volví arrodillar,

sígueme y verás,

que en esta tercera caída

llegué con mi boca el suelo a besar;

en aquesta estación referida

estando caído volví a levantar

y al instante volví a dar en tierra

por ser ya muy mucha

mi debilidad.

Sígueme y verás,

que las piedras que había en el camino,

mis manos y brazos heridos están.

Décima estación

Esta es la décima estación, donde

habiendo llegado al Calvario, verás

que al quitar de mi cuerpo la ropa

volvieron mis llagas más a renovar;

sígueme y verás,

que la hiel con el vino mezclado

aquellos sayones a beber me dan.

Undécima estación

Esta undécima estación es donde

la cruz en el suelo sentada hallarás

y sobre ella tendido mi cuerpo

verás pies y manos en ella clavar.

Sígueme y verás

que al oír del martillo los golpes

se quedó mi madre de dolor mortal.

Duodécima estación

La duodécima estación es donde

allá en llegando considerarás

como en alto la cruz levantaron

clavando mi cuerpo por me avergonzar.

Sígueme y verás

el dolor que sintió allí mi madre

al verme escarpiado en la cruz expirar.

Décima tercia

 Esta estación es la décima tercia

donde fervorosos fueron a bajar

de la cruz mi sagrado cadáver,

dos santos varones con gran caridad;

sígueme y verás

que mi madre me tuvo en sus brazos

mientras dispusieron llevarme a enterrar.

Décima cuarta

Estación es la décima cuarta

donde sepultura me fueron a dar

de limosna en un santo sepulcro

en el cual estuve tres días no más;

sígueme y verás

que después de dejarme enterrado

lloraba mi madre su gran soledad.

Estos graves dolores, tormentos

y muerte afrentosa que quise parar

en cuanto hombre, fue sólo por darte

la vida y sacarte de cautividad.

Sígueme y verás

que si humilde contemplas en ellas

siempre de mi gloria participarás.

Jesús, dulce amado,

no sea yo triste de vos condenado.

Oh, divino piadoso cordero Jesús,

Dios y hombre, si vos me mandáis

que prevenga mi cruz y que os siga.

Señor, ya obedezco, y la voy a tomar

y con voluntad.

los deleites del mundo y los vicios

y las vanidades prometo olvidar.

Yo, pequé contra vos, Cristo mío,

perdón de mis culpas

querrás otorgar;

yo propongo firmísimamente

no más ofenderos, nunca más pecar

y con humildad

las catorce estaciones y cruces

de la vía sacra siempre visitar.

Ea, hermanos amados de Cristo,

todo el que quisiere servir y agradar

a Jesús nuestro Padre, procure

su pasión y muerte siempre contemplar.

Jesús, dulce amado,

no sea yo triste

de vos condenado.

Amén

Domingo de Ramos

Calvario, Fuenteodra y Ordejón de Abajo

Fuenteodra, Agosto 1997. Informantes: Justi, Florencia. Canción incompleta.

Ordejón de Abajo, Septiembre 1997. Informante: María.

 Jesús que triunfante entró (43)

Domingo en Jerusalen,

por Mesías aclamó

y todo el pueblo en tropel

a recibirle salieron.

Con muchos ramos y palmas,

jazmines y violetas

tirandólas (44) por el suelo

se abrieron todas las puertas

por donde el señor pasaba.

* * *

Jueves por la noche fue (45)

cuando Cristo enamorado

con todo el pecho abrasado

quiso darnos de comer

su cuerpo sacramentado.

Sentóse Cristo a la mesa

con todo el apostolado,

Tomó con su mano diestra

y un pan que fue consagrado

que a todos les repartiera

Menos a Judas malvado.

Un sermón le predicó,

mas poco le ha aprovechado.

43 Versión de este fragmento procedente de Fuenteodra.

44 Acentuación debido a la melodía.

45 Fragmento procedente de Ordejón de Abajo

CANTARES DE BODAS

Ese señor Honorio

Villamartín de Villadiego, Septiembre 1997. Informante: Felicitas.

En las bodas, en la cena, los novios tenían que contestar a gente que, desde fuera, cantaba metiéndose con ellos. En caso de que no se les diera bien, los novios llevaban consigo a quien supiera ‘sacar cantares’. Esta es una muestra de estos cantares. Felicitas recuerda habérselo oído decir a su madre.

 Ese señor Honorio

Que tanto humor tiene,

mejor estaría contando

Los pelos que tiene una liebre.

La enhorabuena te damos

Villamartín, Septiembre 1997. Informante: Felicitas. Con esta canción se acompañaba a la novia a la iglesia. Faltan estribillos. Según Felicitas, muchas novias preferían que no se cantase.

La enhorabuena te damos

todos juntos a una voz,

que sea por muchos años

y para servir a Dios.

CANTARES DE CIEGOS

 En la provincia de Burgos

Ordejón de Abajo, Septiembre 1997. Informante: María.

Humada, Septiembre 1997. Informante: Eladio. Esta canción pertenece a las copla que los ciegos vendían de pueblo en pueblo, acompañados de un rabel o una guitarra. La versión reproducida es la de Ordejón de Abajo, probablemente incompleta. Según Eladio, los violadores simulan encontrar a la muchacha cuando otro día van de caza y el padre sospechará de ellos.

En la provincia de Burgos,

muy cerca de la montaña,

había un hermosa joven

que a todo el mundo

envidiaba. (46)

Sus padres eran muy nobles,

queridos por todo el pueblo,

pero al fin acabó todo

con llanto y con desconsuelo.

Un domingo de mañana,

la mandan con el ganado

y la hermosa pastora

al pueblo no ha regresado.

La salieron cuatro mozos

y hacia ella se abalanzaron,

se la llevaron a un bosque

que era imposible pensarlo.

Allí la gozaron todos

y después de ejecutarlo

la meten en una cabaña

y la atan de pies y manos.

Desmayada con el susto

quedó solita en el bosque

y los traidores marcharon

llegando al pueblo de noche.

Se encontraron con el padre

de la desgraciada joven

y le dicen: “¿Dónde va?

Que ya se cierra la noche.”

Y le dicen los infames:

“Si quiere le acompañamos

y la buscamos todos,

cada uno por un lado.”

Luego se comunicaron

de llevarle desviado

desde el sitio que se hallaba

y con eso le engañaron.

46 La versión de Humada comienza así: “En la provincia de Burgos / muy cerca de la montaña / ha ocurrido un caso raro / que ahora voy a contarlo con gracia.” Desconozco el resto de la letra de la canción y, por tanto, las otras variantes que pudieran darse.

El día veinte de Abril

Ordejón de Abajo, Septiembre 1997. Informante: María.

El día veinte de Abril,

en dicho pueblo ocurrió

un crimen fatal y triste

que enternece el corazón.

Un joven de veintiocho años,

por nombre tiene Gabriel,

ha cometido este crimen

según lo dice el papel.

Con una joven muy rica

llamada Demetria Hernández

sólo por el interés

le hicieron casar sus padres.

Muy a disgusto Gabriel

con Demetria se casó

y aquel fiero criminal

pronto la muerte la dio.

Se celebró la boda

con grande acompañamiento,

amenizando aquel acto

la banda del regimiento.

A las once de la noche

terminaron de cenar

retirándose los novios

a su cama a descansar.

Entran en el dormitorio

y al quitarse las alhajas,

el novio como un león

a Demetria despedaza.

La arrastra de los cabellos

y desenvaina el puñal

cortándola la cabeza

el odioso criminal.

No se contentó con eso,

pues la quitó las alhajas

para irse a Buenos Aires

con su pícara criada.

Otro día de mañana

ya se levantaron todos,

y el padrino y la madrina

fueron al dormitorio.

Y como tardaban tanto

en levantarse los novios,

el padrino y la madrina

entran en el dormitorio.

Al ver allí una cabeza

separada de su cuerpo,

salieron muy asustados

llorando con desconsuelo.

Dieron parte a la justicia

y el juez vino sin tardar

a reconocer el crimen,

que dan ganas de llorar.

Pero los guardias civiles

al recibir la noticia,

marchan a San Sebastián

y les cogen enseguida.

Les echaron las cadenas

y a ellos les llevan atados,

se los presentan al juez

y ellos allí han declarado.

La criada declaró

que ella no sabía nada,

que marchándose a servir

él mismo se fue a buscarla.

Según tenemos noticia,

la criada fue causante

el que matara a su esposa

para irse a Buenos Aires.

“Mas ya que he sido cogido

por mi desgraciada suerte,

ustedes me juzgarán,

si yo merezco la muerte”.

También a los padres digo:

“No les caséis a la fuerza,

que si dan palabra a una

dejad que cumpla con ella”.

También a los mozos digo:

“Pensad lo que vais a hacer,

si no queréis a una novia,

no hagáis lo que hizo Gabriel”.

Maximino el Zapatero

Ordejón de Abajo, Septiembre 1997. Informante: María. Incompleta.

Maximino el zapatero,

natural de Villalafuente,

su profesión ejercía ,

y era en Renedo del Monte.

Con sus padres en Renedo

Perpetua Terram vivía,

diez y nueve años contaba

esta flor de Alejandría.

Este joven disfrutaba

de excelentes condiciones

y con Perpetua sostuvo

seis años de relaciones.

Por este acontecimiento

no se podía creer

que a tal extremo llegara

aquella falsa mujer.

Llamo falsa a esta doncella

y no es ella responsable,

que fue pícaro interés

del avaro de su padre,

que aconseja a su hija

que dejase al zapatero,

se casase con su tío

que tenía más dinero.

Tío carnal de Perpetua,

también cuñado del padre,

que aconsejaba a su hija

de asuntos tan favorables.

El infeliz zapatero

la negativa escuchaba

y el egoísta del padre

la partida le ganaba.

Maximino al darse cuenta

de lo que iba a suceder

a Perpetua le decía

«hija, ¿qué vamos a hacer?»

(Falta)

Se ha subido al campanario

a sentarse en la tronera

y dando el último adiós

de la torre se tiró,

y se quedó sin sentido

pero todavía no murió.

Le cogieron sus amigos

y a su casa le llevó

y a las cuatro la mañana

del día siguiente murió.

(Falta)

 Pobre España, pobre España

Ordejón de Abajo, Septiembre 1997. Informante: María.

Pobre España, pobre España,

¡qué triste te vas quedando!

por el poco orden que hubo

en el pueblo Castilblanco.

En el pueblo Castilblanco,

¡quién lo había de decir!

que en ese pueblo mataran

a cierta guadia civil.

En este mundo, señores,

si no hay orden todo acaba,

pues nuestra guardia civil

bien se desvela y trabaja.

¿Quiénes son los que no quieren

que guardia civil exista?

Pistoleros, malhechores

y también los comunistas.

Piden reparto de tierras

de dinero y de mujeres,

pero eso de trabajar

ni lo piden ni lo quieren.

Es una crisis mundial

que existe en el mundo entero,

que unos pedir trabajo

y otros ser pistolero.

Roban en las poblaciones

y dicen: «manos arriba»,

y por cuatro pesetillas

a balazos te acribillan.

Viva la guardia civil,

viva lo bueno y lo justo,

y viva su director

que era el general Sanjurjo.

España entera protesta

de tantas iniquidades,

le piden que haga justicia

y celebran funerales

y le dicen muchas misas

en aldeas y lugares,

en los pueblos y las villas,

ciudades y catedrales.

Dejan hijos pequeñitos

de las madres la ilusión,

y el pueblo compadecido

abre una suscripción.

El gobierno bien cumplido

a las viudas las ampara.

«Perdisteis a vuestros esposos,

os darán la misma paga.

Criaréis a vuestros hijos

y un hermoso porvenir,

que en Valdemoro tenemos

a la gran guardia civil».

OTRAS CANCIONES

 Canción contra el pantano

Ordejón de AbajoSeptiembre 1997. Informante: María. Incompleta. Hace referencia a anteriores proyectos de construir el pantano.

Cuando marchemos de aquí,

¿dónde iremos, campurriano?

A rodar por esos mundos

lo mismo que los gitanos.

Las aguas han de cubrir

las praderas y los huertos,

la vega de tu pueblo

y ceniza de tus muertos.

Defiende campurrianuco

a tus viejucas que lloran

porque tienen que dejar

la tierra que tanto adoran.

Villancico de Humada

Humada, Septiembre 1997. Informante: Emeterio Ortega, en Rebolledo Traspeña. Por San Julián se hacía una hoguera en Rebolledo y los mozos de Humada cantaban esta versión del conocido villancico.

Esta noche es Nochebuena

y mañana Navidad,

iremos a Rebolledo

a jugar al bacarrá. (47)

47 El ‘bacarrá’, al igual que el ‘subastao’, son juegos típicos de cartas.

A mí me llaman el tonto

Fuenteodra, Agosto 1997. Informante: Ceferino. En una reunión en la Casa Concejo cada uno echó un cantar. Éste lo echó Fortunato.

A mí me llaman el tonto,

el tonto de mi lugar.

Unos comen trabajando

y yo como sin trabajar.

En este pueblo señores

Villamartín de Villadiego, Septiembre 1997. Informante: Felicitas. El texto proviene de un cuaderno de Don José García. Probablemente él fue el autor de esta canción conmemorativa de la entrada en el sacerdocio por parte de un vecino de Villamartín. En ese mismo cuaderno se encontraban ‘Los mandamientos’, ‘Los sacramentos’, ‘Las Marzas’, ‘Por la noche (Marzas)’ y ‘Por el día (Marzas)’, textos reproducidos a continuación.

 En este pueblo, señores,

pueblo de pocos vecinos,

darnos gracia para cantar

un rato si nos ‘aunimos’.

Pueblo de Villamartín,

gozosos podemos estar

por haber cantado misa

el sobrino Don Froilán.

Una caso como éste,

que nosotros muy contentos,

cantamos muy gustosos

porque sean todos atentos.

En el día doce de Abril,

qué día tan señalado,

será para Don Mateo

de todos acreditado.

Donde vaya Don Mateo,

para su cargo cumplir,

fácil estarán contentos

como lo estamos aquí.

A los señores padrinos,

que gustosos estarán

ser padrinos de un hombre

que a muchos puede salvar.

A la señora Engracia

es un día de mucho gusto

en tener un hijo así

para hacer a muchos justos.

A todos felicitamos,

especialmente a Don Mateo,

que esta fiesta que tenemos

a él mismo se la debemos.

Y lo mismo a su tío,

puede estar también contento

por tener a su sobrino

en el ‘sesto’ sacramento.

Personas y comensales

que acudís a dicha fiesta,

ya rogaréis al Señor,

que es la obligación nuestra.

Dios quiera que muchos años

pueda su cargo ejercer

para salvar muchas almas,

porque se pueden perder.

Dios nos premiará a todos,

si nuestro deber cumplimos

honrando como Dios manda

a Sacramento divino.

Este señor Don Mateo,

que con nosotros estuvo,

hoy sí que estará gozoso

por este cargo que ‘octuvo’.

Mozos, mozas, le damos

todos muy enhorabuena

y gracias a Dios señores,

que es el que lo gobierna.

Es una fiesta ésta,

que en la mente tendremos.

No se nos olvidará

por ser un señor muy bueno.

Ya no cansamos más,

les damos la despedida

que no queremos cansar

y nos vamos enseguida.

«Adiós» todos los señores,

señores y sacerdotes,

y todos los convidados

bendigan el Dulce Nombre.

Dulce Nombre de Jesús

y de María que está en los cielos,

que Dios nos dé eterno descanso

para poder ir a verlos.

Y así estaremos gozosos,

las gracias a Dios se le den,

sea bendito alabado,

por siempre jamás, amén.

El solterón

Orejón de Abajo, Septiembre 1997. Informante: María.

Fuenteodra, Agosto 1997. Informante: Ceferino. Versión de María. La de Ceferino presenta ligeras variantes.

Yo ya soy caduco,

yo ya voy pa viejo,

me miro al espejo,

soy un solterón.

Parece mentira

no haberme casado

y eso que he amado

con loca pasión.

Qué guapa era Eugenia,

qué fina era Elena,

Elvira qué lista

y qué alta era Inés.

Asunción qué tipo,

Pilar qué bonita

y qué bien Conchita

tocaba el clarín.

Del pelo de todas

yo tuve deseos

y guardo un museo

experimental,

pues tengo mis bucles

y  guardo sus rizos,

no sé si postizos

o del natural.

Inés qué ojos negros

más negros tenía,

me puso «alma mía»

cuando me escribió,

unos ojos negros

como el azabache

y un amor sin hache,

a mí me plantó.

Al fin de una cursi

vine a enamorarme,

y como al casarme

me hice el remolón,

un día su padre

me dijo en la sala:

«agüeque usté el ala

sin más dilación».

Así que he pasado

mi vida dichosa,

tanto hacer el oso

y tanto adorar

que no tengo esposa

por mi suerte perra,

ni chicos ni suegra

que me hagan rabiar.

Vivir con patrona

esa es mi ilusión,

y eso que he amado

con gozo y con calma,

moriré con calma

por ser solterón.

Ya no me queda en la vida

ni tabaco ni dinero. (48)

48 Estos dos últimos versos constituyen una improvisación por parte de María.

Como eres estraperlista

Fuenteodra, Septiembre 1997. Informante: Ceferino. Esta canción y otras coplas recordadas por Ceferino se cantaban en el pueblo hace cincuenta años.

Como eres estraperlista

y viajas en el «espres»,

vas presumiendo mi nena

que tú llevas que comer.

¿Qué llevas en esas faldas,

que tanto vuelo las das?

‘LLevo fabes y garbanzos

pa en Oviedo estraperlar’ (2 v.)

Como eres estraperlista

Como eres estraperlista

y viajas el mundo entero,

no te faltará ninguno

que te honre el estraperlo. (2 v.)

Canción asturiana

Humada, Septiembre 1997. Informante: Eladio. Según el informante, tras la guerra civil escondieron a un republicano asturiano en su casa. Les enseñó esta canción (incompleta) y la madre del informante acostumbraba a cantarla. La referencia al ‘zapico’, llamado ‘colodra’ en Castilla demuestra su origen asturiano.

Tenía mucho ganado,

muchos cencerros y un perro.

También tenía un zapico

donde amasaban el queso.

Todo el año ordeñando

ajuntó un zurrón de queso

para irlo a vender

el día San Miguel a Oviedo.

Esta fotografía hace referencia a la bendición de los campos el día de S. Isidro.

En ella se ven  vecinos de varios pueblos en el momento en que el sacerdote procede a la bendición de los campos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *